Habitación en Roma

Habitación en Roma - Cartel
Título V.O.:
Habitación en Roma
Año de producción:
2010
Distribuidora:
Paramount Films de España
Género:
Drama
Clasificación:
No recomendada menores de 16 años
Estreno:
7 de mayo de 2010
Director:
Julio Medem
Guión:
Julio Medem
Música:
Jocelyn Pook
Fotografía:
Alex Catalán
Intérpretes:
Najwa Nimri (Edurne), Elena Anaya (Alba), Enrico Lo Verso (Max), Natasha Yarovenko (Natasha)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Alba es española y mantiene una relación con una mujer que tiene dos hijos. Natasha es rusa y está a punto de casarse con su profesor de Renacimiento. Las dos acaban de conocerse en Roma y van a compartir habitación durante 12 horas, repartidas entre la noche y el día. Durante ese tiempo, intentarán protegerse de la atracción que sienten, pero no podrán evitar caer en la fuerza del erotismo. La sensualidad irá dejando paso a los sentimientos y los sentimientos a un amor que las hará libres.

Presentada en el Festival de Málaga 2010, la última propuesta de Julio Medem apuesta por el erotismo poético para mostrarnos la relación que une a dos mujeres muy diferentes la noche antes de que ambas retomen sus respectivas vidas. "Habitación en Roma" es un drama romántico que reflexiona sobre los sentimientos ocultos y el amor sin límites en un escenario idílico. El director de "Lucía y el sexo" y "Caótica Ana" se ha inspirado lejanamente en el chileno Matías Bize y su película "En la cama" para escribir un guión arriesgado que transcurre en un espacio cerrado durante un corto periodo de tiempo.

Las dos actrices que lucen cuerpo y belleza para encarnar esta historia de pasión prohibida son Elena Anaya y Natasha Yarovenko. Anaya se ha convertido en uno de nuestros máximos valores a nivel internacional (Savage Grace), aunque ahora se ponga a las órdenes del cineasta que hizo de ella un rostro popular gracias a "Lucía y el sexo". Menos experiencia tiene Yarovenko, a la que hemos visto en la tv-movie "Inocentes". El reparto se completa con Enrico Lo Verso (Alatriste) y otra de las actrices fetiche de Medem, Najwa Nimri (Los amantes del círculo polar). El tema principal de la banda sonora es de Russian Red.

Crítica

A Medem le duele la humanidad femenina en lo másprofundo de su ser, y así anda, de desgarro en desgarro en pos del sentido cosmológico último de la feminidad trascendente y universal, que se desliza por entregas en sus últimas películas. Hay que reconocerle al director de "Los amantes del círculo polar" una extraordinaria habilidad para la provocación, virtud nada desdeñable en un artista que se precie de serlo, un extraordinario dominio del espacio escénico y una sensibilidad de punta, tanto, que frecuentemente se desborda en avalanchas de incontinencia.

El problema de Medem es que tenemos la sensación de que involuciona y no de a poco, sino a la velocidad de la luz; arrastrando aún la pesada digestión de su artificialmente lírica "Caótica Ana", caemos ahora en el barroco pleno de un director que aspira con cada película a desnudar la condición humana y a desvelar el sentido último del orden cósmico. Pretenciosa hasta límites difícilmente verbalizables, su "Habitación en Roma" habita en una idea ajena, la de Matías Bize y su excelente "En la cama", película notable de puro sencilla, desnuda de artificio y posada sobre una ejemplar dramaturgia del presente de indicativo con los pies en el suelo. Medem recoge el concepto y lo llena de flores, de hondura impostada y de ambiciosas metáforas acerca de la centralidad de lo femenino, de la experiencia religiosa de ser mujer y de abalorios histórico-mitológicos tan forzados y recargados que, no pocas veces, su película patina peligrosamente hacia el precipicio del desmadre.

Tenemos la sensación, además, de que maneja líricas prestadas. A ratos emula al Linklater de "Antes del amanecer" pero sin ropa, y cuando empujan las profundidades emocionales del empalagoso romance, los referentes son Coixet y Wong Kar-wai, pero de segunda mano. Al ritmo cadencioso de un excelente tema musical de Russian Red, "Habitación en Roma", película magníficamente filmada, pone en evidencia el punto de no retorno en el que se haya su creador. Medem ha perdido un tanto el norte, y las pretensiones metafísicas están haciendo estragos en su cine.

Se pone a sí mismo el listón demasiado alto; quizá la misma historia sin las desafinantes citas a Aspasia, a los artistas renacentistas, a Eros con arco y flecha (cómo se le derrama la película hacia lo grotesco al director vasco en medio del éxtasis poético), a la cosmología googleliana del universo (esos momentos "Ágora"), "Habitación en Roma" habría sido una buena película. Pero el horror vacui consustancial a las últimas películas de Medem, que quiere ser intenso a toda costa en cada segundo, acaba cancelando los logros derivados de su incontestable destreza con la cámara.

Últimas películas del director Julio Medem
Últimas películas del género Drama