Luna caliente

Luna caliente - Cartel
Título V.O.:
Luna caliente
Año de producción:
2009
Distribuidora:
Paramount Films de España
Género:
Acción
Clasificación:
No recomendada menores de 18 años
Estreno:
5 de febrero de 2010
Director:
Vicente Aranda
Guión:
Vicente Aranda, Mempo Giardinelli
Música:
José Nieto
Fotografía:
Teresa Font
Intérpretes:
Jose Coronado, Eduard Fernàndez (Juan), Emilio Gutiérrez Caba, Héctor Colomé, Empar Ferrer, Carla Sánchez, Thaïs Blume

Fotogramas de la película

Sinopsis

Juan es un poeta autoexiliado de la España franquista que, en los años 70, regresa a su Burgos natal para visitar a un opositor político. Allí, se enamora locamente de una adolescente llamada Ramona, pero no puede controlar sus instintos más salvajes y una noche la viola. Juan se debate entre la racionalidad y la irracionalidad, hasta que asesina al padre de la joven, convencido de que éste ha sido testigo de los hechos. Ramona decide encubrirle, iniciando con él una relación basada en el sexo.

"Luna caliente" es el nombre de una novela del argentino Mempo Giardinelli, pero también de la última película de Vicente Aranda. La historia original retrata la pasión irracional entre un hombre exiliado y una menor de edad en plena dictadura argentina, utilizando la sexualidad como metáfora del autoritarismo. Aranda ha sido el encargado de adaptar el guión a la realidad española, situándolo en los 70 y haciéndolo coincidir con el famoso proceso a miembros de ETA en Burgos. El estilo del director de "La pasión turca" se deja ver en cada plano, y más teniendo en cuenta que él participó activamente en algunas de las reuniones intelectuales de aquellos tiempos.

El filme, rodado en clave de thriller, está protagonizado por Eduard Fernández, muy valorado por la crítica tras su papel en "Tres días con la familia". A su lado, la televisiva Thaïs Blume (Sin tetas no hay paraíso) que debuta en la gran pantalla como una mujer de novela negra. En el elenco intervienen actores de la talla de Héctor Colomé, que coincidió con Eduard Fernández en "Flores negras"; José Coronado, últimamente centrado en la serie "Acusados"; y Emilio Gutiérrez Caba, co-protagonista de "Un buen hombre". "Luna caliente" fue proyectada en la Seminci.

Crítica

Cuenta Vicente Aranda que su última película es una metáfora de la España violada por la dictadura, y nosotros nos lo creemos, aunque no lo vemos. "Luna caliente" es, como casi todas las erráticas películas recientes del director de "Amantes", un hervidero de aparatosas pretensiones, de simbologías plegadas, mensajes en código, entre psicologías hiperprofundas y discursos invisibles con pretendidas dimensiones líricas. Es preciso tomarle la palabra al cineasta porque las imágenes de su película son, a ojos de la inmensa mayoría de los mortales, meramente huecas, narcisistas y empapadas de profundidad postiza y aires de grandeza.

"Luna caliente" pone en evidencia la decadente madurez de un director cada vez más suyo para lo malo. Aranda usa sus películas como exorcismos mentales, emocionales y, fundamentalmente, eróticos en morse, como tapices en los que desahogar sus intransferibles obsesiones que a fuerza de aflorar y emerger reiterativas y lineales en todas sus últimas películas agotan al más pintado. Pero hay mucho más que eso, "Luna caliente" es una película que mezcla lo divino con lo humano en tono mayor; tanto que a ratos emerge la media sonrisa de la comedia involuntaria. Aranda combina tocino y velocidad en una parábola espesísima y calenturienta sobre la España tardofranquista, esbozando un rapapolvo a la intelectualidad neutral con los excesos del régimen, e inundando la película dehermética y muy explícitas metáforas sexuales francamente indescifrables.

Y así entre calentón y calentón, recreándose en las curvas y en el ideal de la enterpierna de la volcánica Thais Blume, cuyas sugerentes curvas son, a ratos, el único argumento tangible y no tangible de la pretenciosa ficción, avanza "Luna caliente" a no se sabe donde dejando clara una cosa: Aranda no es un mal director, ni mucho menos, pero que transita por una etapa francamente evitable de su ya de por sí irregular filmografía. Interrumpiendo continuamente la narración incrustando forzadísimas citas literarias absolutamente fuera del tiesto, "Luna caliente" deja entrever un mensaje sociopolítico que, sencillamente, no llega agarrada a la solvencia siempre de guardia de Eduard Fernández y Emilio Gutiérrez Caba, sin cuyas jetas mediante, la película dolería el doble, y ya es decir.

Últimas películas del director Vicente Aranda
Últimas películas del género Acción