Millennium 3: La reina en el palacio de las corrientes de aire

Millennium 3: La reina en el palacio de las corrientes de aire - Cartel
Título V.O.:
Luftslottet som sprängdes
Año de producción:
2009
Distribuidora:
Vértigo Films
Género:
Thriller
Clasificación:
No recomendada menores de 16 años
Estreno:
5 de marzo de 2010
Director:
Daniel Alfredson
Guión:
Ulf Ryberg, Jonas Frykberg
Fotografía:
Peter Mokrosinski
Intérpretes:
Jacob Ericksson (Christer Malm), Lena Endre (Erika Berger), Per Oscarsson (Holger Palmgren), Noomi Rapace (Lisbeth Salander), Annika Hallin (Annika Giannini), Georgi Staykov (Alexander Zalachenko), Michalis Koutsogiannakis (Dragan Armanskij), Niklas Hjulström (Ekström), Johan Kylén (Inspector Jan Bublanski), Mirja Turestedt (Monica Figuerola), Micke Spreitz (Ronald Niederman)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Lisbeth Salander se ha salvado de ser enterrada viva, pero sus problemas continúan. Con una bala alojada en la cabeza, se encuentra bajo la supervisión médica hasta el momento en el que pueda enfrentarse a un juicio por triple asesinato. Ella busca probar su inocencia y vengarse de los poderes corruptos que le han hecho la vida imposible, los mismos que quieren silenciarla. Sin embargo, no está sola en su cruzada: Michael Blomkvist sigue indagando en el pasado para descubrir todas las claves.

La saga literaria "Millennium" llega a su fin también en el cine con la adaptación de "La reina en el palacio de las corrientes de aire", la última novela de la trilogía escrita por el desaparecido Stieg Larsson. Con más de 20 millones de ejemplares vendidos en 40 países, no era de extrañar que la historia arrastrara al público a las salas cinematográficas, pero aún así resulta sorprendente la cifra de 7 millones de espectadores que disfrutaron en Europa de "Los hombres que no amaban a las mujeres" y "La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina". Daniel Alfredson, el realizador de la segunda entrega, repite en la dirección recreando un ambiente tenso, oscuro y claustrofóbico.

Como no podía ser de otra manera, el thriller vuelve a estar protagonizado por la sorprendente Noomi Rapace, que ha logrado convertir su interpretación de Lisbeth Salander en todo un icono de la saga. En la vorágine de la venganza personal de Lisbeth, continúa el sueco Michael Nyqvist en el papel del periodista de investigación Michael Blomkvist. También repiten Lena Endre, Sofia Ledarp, Georgi Staykov, Per Oscarsson y Annika Hallin. Hay quien piensa que "Millennium" tendrá continuación en el cine, ya sea en Suecia o en Hollywood.

Crítica

La buena noticiaes que se acabó el suplicio. No habrá más interminables películas exprés "Millenium", y podemos descansar tranquilos; la fiebre Stieg Larsson muere finalmente en el cine después de tres películas interminables, filmadas con la premura de un telefilme oportunista y sin más contenido que la recreación sinóptica en imágenes de la línea argumental de los tres tochazos. "La reina en el palacio de las corrrientes de aire" sigue la ruta marcada por la primera y horrenda secuela; narrativa plana en piloto automático; precipitación meteórica de acontecimientos y giros de la trama en perjuicio de un desarrollo coherente y medio humano de los personajes protagónicos.

Hacía aproximadamente seis horas largas de saga que los profanos en el mundo Larsson perdimos el interés por los avatares telenovelescos de la vida y milagros de Lisbeth Salander. Daniel Alfredson, a cargo de la franquicia desde el segundo episodio, mandó a paseo todos los sugerentes apuntes de sordidez potencialmente aprovechable que manaba de la primera hora de "Los hombre que amaban a las mujeres". Ya la segunda mitad de aquella evidenciaba un rumbo indeseable hacia la ficción estéril y amorfa, hacia el suspense fast food y sin matices de las sucesivas entregas.

La saga Millenium ha ido convirtiéndose en un refugio de reunión de incondicionales de las novelas despreciando el buen feeling con la humanidad ajena al boom Larsson. No hay un sólo milímetro de película en el segundo y tercer episodios que contenga hechuras de cine respetable. Alfredson se acopla al libro de estilo de un realizador de episodios pilotos para la pequeña pantalla, de manera que el detalle narrativo, irrelevante para quienes pasaron de leer los libros, es el único argumento que mueve la rueda.

No hay emociones perdurables, ni personajes reconocibles ni atmósferas sugestivas ni nada de nada. Es todo cine marketing perfectamente hueco y sin sustancia. Por fortuna no ha lugar a una cuarta entrega. Algo es algo.

Últimas películas del director Daniel Alfredson
Últimas películas del género Thriller