Babylon

Babylon - Cartel
Título V.O.:
Babylon A.D.
Año de producción:
2008
Distribuidora:
Aurum
Género:
Acción
Clasificación:
No recomendada menores de 13 años
Estreno:
26 de septiembre de 2008
Director:
Mathieu Kassovitz
Guión:
Eric Besnard, Mathieu Kassovitz
Música:
Atli Örvarsson
Fotografía:
Thierry Arbogast
Intérpretes:
Gérard Depardieu (Gorsky), Michelle Yeoh (hermana Rebecca), Vin Diesel (Toorop), Mélanie Thierry (Aurora), Lambert Wilson (Dr. Arthur Darquandier), Charlotte Rampling (gran sacerdotisa)

Fotogramas de la película

Sinopsis

La humanidad vive en la anarquía desde que cayeran todas las instituciones mundiales. El aventurero Hugo Cornelius Toorop ha sobrevivido a numerosas guerras desde principios del siglo XXI y ahora se ha convertido en un mercenario que se limita a cumplir órdenes. En este caso es la mafia de Europa del Este la que requiere sus servicios: tiene que escoltar a una bella y enigmática joven hasta ponerla en manos de una orden religiosa. Sin embargo, su misión se complicará por peligros desconocidos.

"Babylon" es una aventura futurista que nos sitúa en una era no tan lejana, en la que el mundo vive en el caos más absoluto. Basada en la novela "Babylon Babies" de Maurice Dantec, la película ha sido dirigida por Mathieu Kassovitz, responsable, entre otras, de "Los ríos de color púrpura" y la terrorífica "Gothika". Kassovitz reconoce que, en principio, le pareció inabarcable adaptar una novela tan densa, pero aceptó el reto por su argumento (con polémica política y religiosa incluida). Además, el realizador insiste en que la cinta no es de ciencia ficción sino de "anticipación", ya que, detalles como las aeronaves ya existen en la actualidad, aunque sea en forma de prototipos.

Encabeza el reparto Vin Diesel. Desde que estrenara "A todo gas" (en cuya esperada cuarta entrega también ha participado), se ha convertido en toda una estrella del cine de acción moderno con títulos como "xXx", "Diablo" o "Las crónicas de Riddick". Su protegida en este caso se llama Mélanie Thierry y estuvo en la también futurista "Chrysalis". Completan el reparto, actores de lujo como Michelle Yeoh (Memorias de una Geisha), Charlotte Rampling (Caótica Ana) o el gran Gérard Depardieu.

Crítica

Mathieu Kassovitz se puso como una hidra cuando vio lo que desde el departamento de producción habían perpetrado con el montaje original de su película. Es más, el antaño prometedor cineasta galo se divorció intelectualmente la película incapaz de reconocerla como hija suya. Cargar todas las tintas sobre esta trascendental anécdota para justificar la magnitud del desastre se antoja excesivo. Vamos, que no es de recibo eximir a Kassovitz de sus responsabilidades en el naufragio y más aún considerando que tiene antecedentes penales (véase "Gothika", por ejemplo). "Babylon" es un sonado quiero y no puedo, un proyecto de gran película con ínfulas metafísicas de enorme calado, que acaba precipitándose al vacío precisamente por eso, por el desproporcionado volumen de sus pretensiones.

La cinta de Kassovitz no es, no quiere ser, una simple película de ciencia ficción y acción fuera borda, de hecho juega a emular la densidad filosófica, existencialista y casi espiritual de "Blade Runner", pero con careta de "El quinto elemento". Bien sea por los efectos de las inmisericordes tijeras, de un montaje de circunstancias, bien simplemente por la impericia de sus directos responsables, "Babylon", que va de noir futurista, desentonando una barbaridad con las minucias argumentales que vende, es quintaesencia de película fallida, estrellada y desastrosa. Nada funciona, ni las inyecciones de tensión, ni la presunta intensidad sentimental de la historia a pequeña escala, ni la inexpresividad crónica de Vin Diesel, ni los flirteos con la ciencia-ficción seria y trascendente ni, apurando, las secuencias de acción pura y dura.

Debajo de las toneladas de pretensiones pseudomísticas se extiende el vacío de una película descarrilada desde el primerísimo minuto. Mal síntoma es que el director reniegue de ella y que los productores hagan lo mismo limitándose a recortarla para que su duración, al menos, no pese ni moleste. Lo dicho: un naufragio.

Últimas películas del director Mathieu Kassovitz