Matrimonio compulsivo

Matrimonio compulsivo - Cartel
Título V.O.:
The heartbreak kid
Año de producción:
2007
Distribuidora:
Paramount
Género:
Comedia
Clasificación:
Pendiente por calificar
Estreno:
11 de octubre de 2007
Director:
Peter Farrelly, Bobby Farrelly
Guión:
Peter Farrelly, Bobby Farrelly, Leslie Dixon, Scot Armstrong, Kevin Barnett
Música:
Brendan Ryan, Bill Ryan
Fotografía:
Matthew F. Leonetti
Intérpretes:
Ben Stiller (Eddie Cantrow), Scott Wilson (Boo), Jerry Stiller (Doc Cantrow), Danny McBride (Martin), Michelle Monaghan (Miranda), Malin Akerman (Lila), Rob Corddry (Mac), Carlos Mencia (Tito Hernández)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Eddie es un cuarentón que se resiste a pasar por el altar. Gracias a la boda de una ex-novia empieza a plantearse su futuro, llegando a la conclusión de que ha sido muy selectivo con las mujeres. Cuando Eddie por fin está abierto al compromiso, conoce a la bella Lila. Ambos viven un corto romance hasta que, en un arrebato, deciden casarse. Sin embargo, en la luna de miel Lila se muestra como una chica insoportable y vulgar. Mientras escapa de su esposa, Eddie va a conocer a la mujer de su vida. "Matrimonio compulsivo" es un remake de la comedia romántica "El rompecorazones", que en los 70 protagonizaron Charles Grodin y Cybill Shepherd. Los encargados de hacer esta hilarante revisión han sido los hermanos Farrelly (Bobby y Peter), responsables de títulos míticos del humor catastrófico como "Dos tontos muy tontos", "Yo, yo mismo e Irene" y, sobre todo, "Algo pasa con Mary", en la que inventaron una nueva forma de concebir el disparate. Los Farrelly han sacado petróleo del argumento original, incluyendo gags marca de la casa y escenas difícilmente olvidables para amantes del género. Definida por sus autores como "una comedia sexual para adultos", "Matrimonio compulsivo" supone el reencuentro de Ben Stiller con los hermanos Farrelly después del éxito de "Algo pasa con Mary". Aunque Stiller haya rechazado muchos papeles de los Farrelly, lo cierto es que dicha película supuso su lanzamiento al estrellato. Ahora, se ha convertido en uno de los reyes de la comedia, ya sea romántica (Y entonces llegó ella), disparatada (Los padres de él) o familiar (Noche en el museo). Su voluble esposa en la ficción es Malin Akerman, a la que vimos en "Los hermanos Solomon". Completa el triángulo, Michelle Monaghan (Misión imposible III) que da vida a la realista y espontánea Miranda.

Crítica

Los hermanos Farelly viven instalados en una poltrona que no les corresponde. Tuvieron a bien romper accidentalmente los moldes de la comedia de enredo contemporánea gracias a un soberbio guión ajen, el de "Algo pasa con Mary". Desde entonces viven de las rentas con la complicidad inexplicable de una crítica que los bautizó como renovadores de la comedia popular norteamericana y que, años después, aún a pesar de la extensa lista de fracasos y convencionalismos vodevilescos, no atiende a razones y se niega a bajarlos del trono de una vez por todas.

"Matrimonio compulsivo" es unaoportunidad de oro para cantar a los cuatro vientos hasta qué punto es desproporcionada la condescendencia de algunos con los cuatro apuntes contados de genio que manan de la irrelevante filmografía de esa obra maestra del marketing cinematográfico que son los Farelly. Desafortundado remake de una estimable comedia sementera con el sello de Neil Simon, la última ´perla´ de los responsables de "Pegado a ti" es quintaesencia de comedia fácil del montón, fláccido e interminable contenedor, que no relato, de chistes de cajón y dudoso gusto. La de "Matrimonio compulsivo" es la peor versión posible de Ben Stiller, histrión desatado reproduciendo hasta la saciedad los tics más socorridos de su discutible repertorio.

La película es un vehículo concebido para su disfrute y lucimiento alrededor de un planteamiento tan trillado como potencial surtidor de algo parecido a una comedia respetable. No es el caso porque la última de los Farelly es de esas películas que te revelan toda su miga en el trailer. Insípida, obsoleta y sin atisbo de irreverencia o mala uva cómico-sulfúrica, la cinta nace con la única vocación de ser punto de encuentro de seguidores irredentos de Stiller que, no obstante, descubrirán que su nueva película sólo tiene dos asideros a los que agarrarse, la fulminante fotogenia de Michelle Monaghan y el talento irreductible del padre de Ben, Jerry, el impagable padre sujetavelas de "El rey de Queens".

Últimas películas del director Peter Farrelly
Últimas películas del director Bobby Farrelly
Últimas películas del género Comedia