La vida en rosa (Edith Piaf)

La vida en rosa (Edith Piaf) - Cartel
Título V.O.:
La Môme
Año de producción:
2007
Distribuidora:
Alta Films
Género:
Biográfica
Clasificación:
No recomendada menores de 12 años
Estreno:
20 de abril de 2007
Director:
Olivier Dahan
Guión:
Olivier Dahan, Isabelle Sobelman
Música:
Christopher Gunning
Fotografía:
Tetsuo Nagata
Intérpretes:
Gérard Depardieu (Louis Leplée), Clotilde Courau (Anetta), Pascal Greggory (Louis Barrier), Emmanuelle Seigner (Titiene), Marion Cotillard (Edith Piaf), Catherine Allégret (Louise), Caroline Sihol (Marlene Dietrich), Sylvie Testud (Momone), Jean-Paul Rouve (Louis Gassion), Jean-Pierre Martins (Marcel Cerdan), Marc Barbé (Raymond Asso)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Edith Piaf pasó de ser una jovencita con problemas de los suburbios de París a una gran estrella de la canción en el Nueva York de los años 50. Su infancia conflictiva y la pobreza en la que creció marcaron su carácter, pero la magia de su voz la convirtieron en toda una diva. Entre sus romances, grandes nombres como el boxeador Marcel Cerdan o el dramaturgo Jean Cocteau. Nunca antes una carrera artística estuvo tan marcada por la vida. Quizá todo se resuma en su famosa canción "La vie en rose". Olivier Dahan es conocido en Francia, su país de origen, por sus títulos de cine fantástico (Érase una vez, Ríos de color púrpura 2: los ángeles del Apocalipsis). Pues bien, para su última película, Dahan se centra en la vida de uno de los mitos artísticos más importantes del siglo pasado: Edith Piaf. La inspiración le llegó cuando vio una fotografía de la cantante con un "look" desconocido para el gran público. Pensó en rodar una historia que recogiera su infancia, sus éxitos, sus pasiones ysus desgracias. Todo ello, intentando apartarse de la biografía cinematográfica propiamente dicha para crear una historia de sentimientos. Historia que fue nominada al Oso de Oro en el pasado Festival de cine de Berlín. La encargada de dar vida a la Piaf es Marion Cotillard. La actriz francesa participó en la saga "Taxi", antes de los éxitos internacionales de "Big Fish", "Largo domingo de noviazgo" o "Un buen año". Junto a ella, un sinfín de actores franceses entre los que destacan Sylvie Testud (Más allá del silencio), el gran Gérard Depardieu (Tenemos un problema gordo) y Pascal Greggory (Gabrielle).

Crítica

El de Edith Piaf fue un viaje hacia la oscuridad frenética del ocaso, salpicado por esplendorosos filtros de luz, desde su voz, el alma de París, de donde brotaba el milagro musical de un timbre prodigioso. Olivier Dahan no ha dibujado el mito con la pluma rigurosa de un biógrafo convencional. Bien al contrario, y aunque la cinta cubre el legado del gorrión parisino desde su infancia a su prematura ancianidad, en un pozo de muerte y abandono contra natura, el retrato es intencionadamente fragmentario, en tanto que recolector de estampas, o collage no cronológico de la vida y muerte de la inolvidable Edith. Es decir, que Dahan desprecia, menos mal, las leyes monolíticas del biopic hagiográfico y modélicamente convencional, para arrojar una luz expresionista, si se quiere, sobre la dimensión del mito.

La vida en rosa viaja del pasado al presente, y vuelta atrás, sin solución de continuidad. La pista cronológica es el registro puntual de Marion Cotillard y su caracterización, que delata la ubicación temporal del relato evitando el extravío en el meollo de su singular y sugestiva estructura. En ese sentido, y en otros muchos, La vida en rosa es un drama biográfico diferente que, otra virtud, tiene el buen gusto de definir los perfiles del periodo y del personaje describiendo, antes que los avatares amarillos de una vida privada frecuentemente escandalosa, su fenomenal romance con la música, proponiendo así, afortunadamente, más una biografía de la artista que del personaje, es decir evitando los malos y universales vicios del biopic moderno, y no tan moderno, de arrinconar el quid de la cuestión en tercer plano, para desentrañar las brumas de la vida íntima y privada. La vida en rosa es un homenaje a Edith Piaf, pero también, y más importante, a su voz, a su legado artístico, y a la misma naturaleza inefable de su celestial talento. Es posible que sobre alguno de los sucesivos estratoscronológicos, en aras de una condensación más liviana, que bosquejan el ocaso de la leyenda, pero Dahan pega en la diana con la propuesta estructural del producto y con la filosofía misma de acercamiento a la cuestión. De hecho la cinta discurre ágil y con ejemplar fluidez a lo largo y ancho de dos horas y media que no pesan nunca gracias a la intachable vertebración de los mecanismos narrativos.

Marion Cotillard despunta en intermitencias, entre cimas de excepcional cromatismo dramático y tendencia ocasional a una sobreactuación que, eso sí, amenaza con devenir caricaturesca. Dahan hace justicia a la esencia genial del personaje, sin tropezar en lugares comunes de forma y contenido, firmando así la que es, holgadamente, su mejor película hasta el día de hoy. Edith Piaf para iniciados y no iniciados, para nostálgicos y recién llegados, en un apasionado tributo a la voz y al legado irrepetible del icono y, sobre todo, de la voz torturada de la Mome. Una pregunta: ¿A quién se le ocurriría la brillante idea de traducir el título original internacional, es decir: La vie en rose, que no es sino el título de la más célebre de las canciones de la monumental artista? Un misterio.

Últimas películas del director Olivier Dahan
Últimas películas del género Biográfica