Melissa P.

Melissa P. - Cartel
Título V.O.
:
Melissa P.(100 colpi di spazzola)
Año de producción:
2005
Distribuidora:
Columbia Tristar Pictures
Género:
Drama
Clasificación:
No recomendada menores de 18 años
Estreno:
24 de febrero de 2006
Director:
Luca Guadagnino
Guión:
Barbara Alberti, Luca Guadagnino, Cristiana Farina
Música:
Lucio Godoy
Fotografía:
Mario Amura
Intérpretes:
Claudio Santamaria, Geraldine Chaplin, Nilo Mur, Elio Germano, María Valverde, Fabrizia Sacchi, Primo Reggiani, Letizia Ciampa, Marcello Mazzarella, Davide Pasti

Fotogramas de la película

Sinopsis

Melissa, una muchacha siciliana de dieciséis años dulce e inocente, está enamorada de un compañero de clase, Daniele. En casa pasa bastante desapercibida con unos padres siempre ocupados en sus cosas y sólo su abuela le presta atención. Cuando por fin Daniele se da cuenta de su existencia, Melissa se lanza al vacío sin saber lo que le espera. El joven inicia brutalmente a la chica en el mundo del sexo y la convierte en títere de sus juegos sádicos con otro compañero. Así comienza el crudo despertar sexual de Melissa que humillada al principio, decide tomar las riendas de su educación sexual, y empieza a anotar en un diario todos sus encuentros con distintos hombres. Pero todas esas experiencias no hacen más que acrecentar su dolor, confusión y soledad y arrastrarla hacia un torbellino de depravación. Una trágica pérdida y la ausencia de su abuela, hacen que Melissa se enfrenta a la realidad y acepte lo que significa amar y ser mujer. Adaptación de la muy comentada novela erótica italiana "Los cien golpes" de Melissa P.que estaba basada en hechos reales y describía con mucha crudeza el despertar sexual de una joven. Esta producción italiana dirigida por Luca Guadagnino (The Protagonists) está interpretada por una española, la joven María Valverde (La flaqueza del bolchevique) a la que acompaña la gran Geraldine Chaplin (Doctor Zivago) como la abuela.

Crítica

Precedido por el escándalo, la indignación del moralismo recalcitrante de turno y, sobre todo, por el terremoto causado en una sociedad, la siciliana, tan anacrónica para algunas cosas y tan agarrada al tradicionalismo ancestral, Melissa P. se publicó en Italia deviniendo ipso facto en fenómeno literario sociológico. La experiencias, modo de diario, de una adolescente quinceañera que cató de todos los vinos y anduvo de flor en flor, por parejas, tríos o por equipos, se alimentaron del morbo y el escándalo puro y duro. El Melissa P. cinematográfico recorta las puntas y se recicla en espectáculo de masas dispuesto a vivir del filón polémico del libro que adapta y dejando con un palmo de narices al que espera chicha, alto voltaje sexual y coherencia, en definitiva, con el material objeto de adaptación. Para empezar el guión se carga de un plumazo el contexto, ya que la acción no transcurre en Sicilia sino en un indeterminado lugar de la Italia continental. Cargarse el contraste entre las libertinas costumbres de la precoz adolescente y la cultura puritana aún arraigadaen la Catania moderna es tirar por la borda el ochenta por ciento de la miga del incendiario invento. Si además Luca Guadagino convierte el ardiente despertar sexual de la muchacha, en una suerte de drama de iniciación a la vida para todos los públicos, cargándose la práctica totalidad de carne que, no nos engañemos, es el quid de la cuestión y el secreto de su éxito literario, no queda más que un torpe conato de disección de instintos y fantasías de una adolescente con menos escrúpulos de lo que es costumbre. Melissa P. no enseña nada, no puede haber polémica porque no la busca, y eso es incompatible con el espíritu del fenómeno. Timorata, complaciente con la taquilla, pudorosa hasta el absurdo, la cinta de Guadagnino ha dejado la provocación en la campaña promocional, porque dentro del producto en sí ni las cenizas quedan. Narrada a salto de mata, con socavones insuperables, revelando a cada paso su condición de adaptación, o mejor, readaptación light para todos (o casi todos) los públicos, caprichosa en la planificación, abusando gratuitamente de la cámara en mano y otras piruetas visuales que no vienen a cuento ni casan con el contexto, Melissa P. es cine para mayores de trece años, cuando debería ser coto privado de adultos. Incomprensible, por otra parte, la adjudicación de los papeles principales a dos actores españoles que han tenido que ser doblados en la versión italiana y que se doblan a sí mismos en la española, la guinda internacionalista la pone Geraldine Chaplin, como la abuela de Melissa. Se trataba de vender el producto a ambos lados del Mediterráneo aún a costa de sacrificar los cimientos más elementales del producto y así les luce el pelo. María Valverde, que se tira a la piscina con admirable arrojo, sedujo a todo dios con su inocencia corrosiva en La flaqueza del bolchevique, pero con Vorvik y Melissa P. ha dejado en evidencia que era la bisoñez instintiva del debut la clave de su irresistible imán. Tres años después sólo quedan sombras de aquella mirada desarmante y devoradora de entonces. El método le ha robado sus armas naturales.

Últimas películas del director Luca Guadagnino
Últimas películas del género Drama
1 Comentario
Suscribirse por RSS

Escribir un nuevo comentario

1 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser abril daniela
1
Avatar genérico
Dice ser abril daniela, 19.07.2010 - 22.23h

me emkamta qe se puede decir em realidad exiztem ez0zx kzos

Escribir comentario o corrección

3000 caracteres pendientes

Introduce el número de la imagen (Código de verificación para prevenir envios automáticos).

Código seguridad

Normas para comentar en 20minutos.es
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Por favor, céntrate en el tema.
  • Normas y protección de datos