Mystic River

Mystic River - Cartel
Título V.O.:
Mystic River
Año de producción:
2003
Distribuidora:
Warner Sogefilms
Género:
Drama
Clasificación:
No recomendada menores de 13 años
Estreno:
24 de octubre de 2003
Director:
Clint Eastwood
Guión:
Brian Helgeland
Música:
Clint Eastwood, Lennie Niehaus
Fotografía:
Tom Stern
Intérpretes:
Sean Penn, Tim Robbins, Spencer Treat Clark, Marcia Gay Harden, Laurence Fishburne, Kevin Bacon, Laura Linney, Tom Guiry, Emmy Rossum

Fotogramas de la película

Sinopsis

Jimmy Markum, Dave Boyle y Sean Devine eran tres niños que vivían y crecían juntos en el barrio obrero de East Buckingham de la ciudad de Boston, justo al lado del Mystic River. Allí los tres amigos jugaban al béisbol en las calles. Pero una tarde sus vidas cambiarían para siempre: mientras estaban haciendo una pequeña gamberrada, un hombre que se identificó como policía hizo que Dave subiera al coche y desapareciera ante la mirada de sus dos amigos. Unos días más tarde Dave apareció traumatizado después de haber sido objeto de abusos. Ese hecho dañó su amistad, hasta el punto de tomar cada uno su camino. Jimmy (Sean Penn) se inició en la delincuencia, se casó siendo muy joven, tuvo un hijo y su esposa murió de cáncer: ahora está casado en segundas nupcias y regenta una tienda de ultramarinos. Sean (Kevin Bacon) se hizo policía, se casó, aunque su mujer le ha abandonado y dejó el barrio. Y por último Dave (Tim Robbins), marcado por los hechos del pasado, se ha vuelto taciturno, aunquese ha casado y tiene un hijo. Veinticinco años después de aquel triste hecho, sus vidas volverán a cruzarse debido a otro doloroso acontecimiento: el fallecimiento de la hija de Jimmy. Tenía tan sólo 19 años, y su cuerpo sin vida ha aparecido en un parque. Precisamente el encargado de investigar el asesinato es Sean, quien junto a su compañero Whitey (Laurence Fishburne) deberá esclarecer el asesinato cometido en extrañas circunstancias. Jimmy también querrá averiguar la verdad por su cuenta, mientras que Dave, relacionado con el crimen por una serie de circunstancias, se enfrentará a los demonios del pasado que pueden destruir todo lo que tiene.

Crítica

Algo hacía prever que "Mystic River" sería una de esas cintas mayores de la carrera de Clint Eastwood, el hombre que tuvo que dirigir "Sin perdón" para que todos aquellos que lo habían calificado en el pasado como un mal actor metido a director tuvieran que comerse sus palabras con patatas. Tal vez ahora era el momento idóneo para alejarse un tanto de los ligeros entretenimientos en que se habían sus últimas películas -dígase "Ejecución inminente", "Space Cowboys" o "Deuda de sangre"- para dedicarse a tareas de mayor enjundia. Un reparto de altura, una banda sonora compuesta por él mismo, y sobre todo el secretismo que rodeó al rodaje de la cinta hacía presagiar lo mejor. Y los presagios se han cumplido. En un momento tan delicado para la sociedad estadounidense llega esta película en la que la violencia que preside todo el relato y que se ve claramente reflejada en esta adaptación de la novela de Dennis Lehane. Un libro en el que por cierto, primaba la intriga por encima de todo, y que Eastwood, muy inteligente él, deja un tanto de lado para centrarse en las repercusiones de esa violencia ilegítima en una serie de personajes y en su entorno. Y es que en el fondo y por encima de todo, "Mystic River" es una descarnada y profunda, tanto como el río que se convierte en un protagonista más del relato, radiografía de lo que está sucediendo en la sociedad actual, especialmente la estadounidense.

Eastwood nos muestra a unos personajes poseídos por sus demonios interiores, al borde del absoluto abismo. Dave, al que da vida un soberbio Tim Robbins, todavía está traumatizado por lo que sucedió en el pasado, y en algunos momentos incluso se ve como poseído por una maldición. Tal vez por eso ahí está ese malévolo detalle de Eastwood colocando al personaje ante la televisión en plena madrugada viendo "Vampiros de John Carpenter", mostrándonos a Dave como ese vampiro que ve que nunca podrá librarse de esa maldición, por mucho que lo intente y que está condenado a seguir prisionero del pasado. Pero sus dos compañeros, los mismos que vieron como metían a su amigo en un coche y que aún se sienten culpables, no le van a la zaga. Jimmy -¡qué grande es Sean Penn!- busca venganza después de la muerte de su hija. Él es la personificación de esa violencia: el hombre de pasado oscuro que, pese a ser ahora un respetable dueño de una tienda de comestibles, no duda en recurrir a sus antiguos compinches para encontrar al culpable de la muerte de su hija, y matarlo, si es preciso, con sus propias manos. Y después está Sean -un magnífico Kevin Bacon, un actor a reivindicar-, el tercero en discordia, el que se pasó al lado de la ley y cuya vida personal no es precisamente un camino de rosas: su mujer le ha abandonado. Los tres personajes tienen el contrapunto en sus parejas. Por ejemplo Jimmy está casado con Annabeth, una mujer fuerte, algo que se hace evidente en la sublime escena de ecos shakesperianos en la que ella le asegura que si quisiera, Jimmy podría ser el rey del barrio. Por su parte Dave comparte su vida con Celeste, una mujer débil que intenta ayudar, sin suerte, a su marido. Y por último está Whitey, el compañero detective de Sean, el único de ellos que no tiene nada que ver con el barrio, y que tiene una visión externa sobre lo que sucede en aquel sombrío lugar al lado del Mystic River.

Porque el Mystic River es un río sin retorno, un lugar oscuro, turbio, el lugar donde los protagonistas entierran sus pecados y donde lavan sus culpas. Significativa es esa postrera imagen que, a través de un plano aéreo nos muestra un río cuya agua se va oscureciendo progresivamente hasta el fundido a negro. Aquí es el río, tan protagonista como los personajes, y no la mar, el famoso "morir", el lugar al que van a parar nuestras vidas al que aludía en sus versos Jorge Manrique. Y es que a todos ellos les resulta imposible escapar de ese fatal e imparable destino contra el que no se puede luchar.

Últimas películas del director Clint Eastwood
Últimas películas del género Drama