Aparentar lo que no somos

El 13 de febrero, a las 18.00 horas en la Puerta del Sol, varias asociaciones y plataformas convocaron o apoyaron una concentración contra la subida de los precios de los servicios y productos básicos, muy por encima de las subidas salariales. Yo fui, pero me sorprendió la escasa afluencia de público. A la vista de cualquier transeúnte parecíamos un grupo de locos que se concentraban por un problema inexistente.

Una chica de unos 30 años se me acercó sigilosamente y me preguntó el porqué de la concentración. Tras contárselo, me dijo: «Ah, ya, vale, vale», y se marchó del lugar a toda prisa, como si huyese de alguna enfermedad contagiosa.

¿Qué clase de sociedad avergonzada estamos creando?

Queremos aparentar lo que no somos?