Ejemplo de civismo

El 24 de Enero pasaba por la calle Lleida, delante de las oficinas de la Guàrdia Urbana. En la puerta había un urbano pendiente de lo que ocurría en la calle…

Enfrente, a 10 metros se inicia una pelea entre dos niños de unos 9 o 10 años. Una señora con un bebé interviene y el agresor se marcha. El agredido se queda tumbado llorando. Otra señora mayor se acerca para ayudar al niño agredido.

Mientras tanto, el urbano queda inmutable mirando la escena. No sé si está en sus funciones intervenir o no como Guardia Urbano, pero como ciudadano sí que es su deber socorrer a los demás. ¡Es una vergüenza como persona y como profesional!

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios