Desentonan los pisos de la EMV

Este año mi novia y yo parece que cumplimos bastantes requisitos para poder acceder a un piso de la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV), así que hemos preparado todos los papeles. Y ya puestos, nos dimos un paseo para ver in situ las promociones de la EMV, y madre mía, qué pisos. En primer lugar no parecen viviendas, parecen algún tipo de edificio oficial, u oficinas de empresas en el mejor de los casos. En mi vida he visto pisos más feos y que desentonen tanto con el entorno.

Una cosa es que sean baratos y de protección oficial y otra que sean horripilantes, fachadas de hormigón y planchas metálicas son algunas de las lindezas que encuentras en estos edificios; otra, las ventanas, bueno, ventanucos, diría yo.

Debe ser que los que no podemos acceder a una vivienda libre no merecemos un piso normal.