¿Ejemplo de caridad?

Nada menos que 40 multimillonarios de Estados Unidos están dispuestos a donar la mitad de su fortuna a los pobres. Parece bonito ¿pero es un ejemplo de millonario generoso? Me temo que no. En primer lugar, muchos de ellos legarán su fortuna cuando se mueran, no antes. Esto revela que aman más su prestigio, es decir, su vanidad que a sus herederos y al conjunto de la humanidad. Algunos lo donarán en vida. La verdad es que se ahorran, en el peor de los casos, un 25%, pues Hacienda, en el mejor de los casos, se lleva un 50% de la renta.

A mí no me extraña que esos ricos se hayan vuelto filántropos. El trabajo más duro del afortunado consiste en mantener su fortuna a salvo del Fisco, la inflación y los pedigüeños. Para ello, nada mejor que la filantropía, nada mejor que crear una fundación que te permita lo siguiente: seguir siendo rico, alabar tu vanidad, ser admirado por muchos como un mecenas y, de paso, que deje de perseguirte el Fisco, la inflación y los pobres. Porque al final, el argumento definitivo es: ¿qué puedo comprar con 10.000 millones de euros que no pueda comprar con 1.000?

Estos multimillonarios quieren repartir riqueza, pero no quieren repartir poder. Esa es la clave. Por eso, están dispuestos a distribuir su fortuna antes que su patrimonio, están dispuestos a ceder su riqueza mientras no disminuya un ápice su poder.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios