Una lección de comportamiento ciudadano

El pasado viernes 2 de julio en el trayecto de la línea 6 que va de Nuevos Ministerios a Manuel Becerra, a las 8 de la mañana, un hombre -que el día anterior en ese mismo itinerario, y en sentido contrario, por la tarde se encontraba pidiendo- nos dio un ejemplo del civismo que cada vez más nos falta a todos. Se dio cuenta de que un joven que iba sentado aparentemente dormido no estaba bien. Nos giramos al oír que le llamaba. ¡Compi, compi, eh, despierta!, comprobando que el chico no respondía por más que le intentaba despertar. Este hombre anónimo pidió que llamásemos al 112 porque creía que tenía un coma etílico y se encargó personalmente de dar instrucciones para que el Samur viniera a buscarle a la estación de Diego de León. Ayudado por el señor que llamó al 112 bajaron al joven que, con temblores en las piernas, parecía se iba despertando. Los demás nos quedamos en silencio, este hombre que iba pidiendo nos había dado una buena lección de comportamiento ciudadano.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios