Los médicos no podemos más

Los médicos estamos desanimados, desilusionados, ya casi ni la vocación nos salva. ¡A dónde hemos llegado! Después de 6 años de carrera, 3, 4 o 5 de aprender y formarnos en una especialidad, de trabajar en situación de inestabilidad y precariedad laboral durante 4, 5 o incluso 15 años hasta que, ¡por fin! se convoca una oposición. Es la 4ª a la que acudes, después de la selectividad, la nota o número clausus para hacer medicina, y el examen de especialidad conocido como el MIR, además del doctorado, los cursos… Pues después de horas de estudio, de sacrificar tu familia y vida personal para aprender, para formarte, ¿para qué? Creíamos que lo hacíamos para contribuir a la salud de nuestros pacientes, de nuestra población.

Eempezamos a vivir el desmantelamiento de la atención a la población infantil y juvenil Pero nuestros gestores y políticos no lo ven así. La calidad del trabajo realizado no importa. Da igual que tras esa mesa se siente cualquier persona, independientemente de la cualificación y titulación profesional, mientras esa consulta esté ocupada por alguien. ¿De verdad les importa la salud de los ciudadanos o sólo salir en la foto? Presumimos o presumíamos de tener uno de los mejores sistemas sanitarios públicos del mundo, fíjense bien, del mundo. ¿Cuánto tiempo le queda? ¿3, 5, 10 años? No puedo por menos que sentirme frustrada al escuchar a magníficos compañeros y profesionales con ejercicios de más de 20 años trabajando con los niños, con las familias, haciendo una excelente labor, por supuesto para nada reconocida por nuestros gestores, pensando en dedicarse a otra cosa con un inmenso sentimiento de impotencia ante la situación actual.

Y no será porque no llevamos ya años alertando a las autoridades sanitarias de la falta de médicos. Pues ellos lo “arreglan” con la jubilación forzosa a los 65 años, contratando a médicos con sistemas de formación para nada equiparables al nuestro, sin la titulación exigida y pagando el doblaje de tu jornada en otras 7 horas adicionales a la, asombrensen, ingente cantidad de 16,8 euros brutos la hora. ¡Si hasta la hora de mano de obra en el taller del coche me cuesta más!

¿Y nos asombramos de que nuestros médicos se vayan fuera? ¡Para lo que valoran nuestro trabajo! Estamos empezando a vivir el desmantelamiento de la atención a la población infantojuvenil, con los niveles de calidad que teníamos. De tener el segundo sistema sanitario mejor del mundo en la atención primaria a este grupo de población vamos viendo cómo en los últimos años cada vez se degrada más, a nuestro pesar. Es a ustedes a los que les toca hacer algo. Nosotros ya no podemos más.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios