Prohibiciones en la biblioteca

La biblioteca municipal de Vicálvaro debe de ser la única biblioteca del mundo que considera que el agua no daña los documentos de papel impreso; cree, sin embargo, que sí son perjudiciales para su buena conservación otros líquidos que se pueden beber, lo cual ya supone un avance.

Por ello permite consumir agua a los usuarios y les prohíbe todos los demás.

Para que esta y otras normas se cumplan tiene en acto de servicio a un guardia jurado que, con su buen rollito y su celo profesional, ha logrado vaciar de niños la biblioteca infantil y que no se oiga más ruido en las salas y antesala del recinto que el tono altisonante de su conversación.

Sin duda, paramilitarizar las bibliotecas es una buena idea y, seguramente, es el método más adecuado para garantizar el acceso a la lectura y su fomento, idea que espero que incluyan en la candidatura olímpica para que vean los demás países cómo nos las gastamos por aquí.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios