Móviles y antenas

Frecuentemente escuchamos las protestas de un barrio contra las antenas de telefonía móvil por el riesgo de producir cáncer entre quienes viven cerca. Incluso ha habido campañas críticas a través de SMS. Al tiempo, se venden en todo el mundo 778 millones de móviles, 100 millones más que en 2004, para su uso por niños y adultos en naciones ricas y pobres.
Tras diez años de estos aparatos, las investigaciones sólo han detectado peligrosidad demostrada en los propios móviles (no en antenas), cuando se trata de uso intensivo por menores de corta edad o mientras se conduce, por pérdida de atención.


No obstante, hasta 2007 la OMS no completará un estudio concluyente sobre el riesgo. Mientras, reduciendo su uso se limitaría la profusión de estaciones base. Seguimos esperando una protesta ciudadana que anime a apagar los móviles más que a alejar las torres, mientras reclamamos buena cobertura.


No podemos exigir a la sociedad lo que cada uno de nosotros no está dispuesto a renunciar. Si desconectamos los móviles, si moderamos su uso, si retrasamos su acceso a los más pequeños… Desaparecerán muchas antenas.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios