Queja por una avería telefónica

Parece que el fijo de mis padres no va. Llamo al 1002 averías de Telefónica. Me dejan elegir el idioma. Escojo catalán. La primera en la frente: me contestan en castellano. La chica me dice que le hable en español.
Entonces al quejarme me dice que las líneas en catalán estarán ocupadas. La operadora me pide el número de teléfono que tiene la incidencia ¿Para qué me han pedido que marque en el terminal previamente el mismo número que me piden ahora? Además me piden el nombre de la persona que hizo el contrato.

Yo lo único que quiero es saber si el teléfono funciona o no, para dar parte y que lo arreglen. Lo mejor está por venir: la operadora me pide un teléfono de contacto para que los del servicio técnico se pongan en contacto... ¿con quién? ¿conmigo?

Le digo a la operadora que no le voy a dar ninguno porque si me llaman a mí no servirá de nada porque yo no podré avisarles, porque su teléfono, le recuerdo una vez más, no funciona. Y va la teleoperadora y ¡me cuelga!

A ver si es que los ususarios de fijos de Telefónica tenemos la obligación de tener un móvil para que los servicios técnicos puedan danos avisos. Antes de que existieran los móviles ya sufríamos las averías de Telefónica.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios