Misma homilía para todos los difuntos

En algunas religiones, el sacerdote o el pastor que oficia un funeral se extiende sobre la obra y milagros del difunto, resalta sus virtudes y buenas acciones para consuelo de los familiares y amigos. Incluso alguno de éstos añade unas palabras de reconocimiento.
En la religión católica nada de eso sucede, a no ser que sea un famoso para el que siempre hay un panegírico por parte de alguien.

Las mismas homilías para todos los difuntos, apenas citar su nombre alguna vez a lo largo de la misa, que es una oportunidad más para que el sacerdote hable de la vida eterna y de la muerte de Jesucristo para salvarnos. Ni conocía al fallecido ni se interesa por él. Todos en el mismo saco.