La 'cortesía' de los moteros

Madrid, calle Pío XII, nueve de la mañana, doble raya continua. Me cruzo con al menos cuatro motoristas y me adelantan dos, todos ellos invadiendo el carril contrario. Harto ya de esquivarlos, le lanzo ráfagas a uno de ellos, que me contesta, muy educadamente, levantando el dedo medio de su mano izquierda. Y me pregunto, ¿es ésa la seguridad que reclaman y la cortesía de la que presumen los moteros?