Estar contra el TAV no es terrorismo

El 3 de noviembre de 2006 durante una concentración contra el TAV en Beasain, la Ertzaintza denunció a dos personas. El Juzgado de Instrucción número 2 de Tolosa consideró que los hechos podrían ser una falta de desórdenes públicos y señaló la vista oral el 15 de enero de 2008. El 14 de enero, la juez dictó un auto que decía: habiéndose hecho una declaración pública de la banda terrorista ETA de ser uno de sus objetivos el impedimento, por cualquier medio de ejecución, de las obras del TAV, remítanse los presentes autos a la Audiencia Nacional.

Todavía no salimos de nuestro asombro. Una simple falta penal convertida en un presunto delito terrorista. Un despropósito jurídico.

¿Cómo una protesta social pacífica puede convertirse en un acto terrorista?

El movimiento ecologista lleva muchos años oponiéndose al TAV, a través de una acción pública, directa y no violenta, que busca la información y sensibilización social, el debate y la movilización pública. Y también la desobediencia civil a leyes o actuaciones que nos parecen injustas.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios