Dar los buenos días

Con el estallido del despertador comencé mi ritual matinal: me duche, afeité, desayuné, compré el periódico, cogí el autobús, subí, bajé… Y, nada más acceder al interior de aquella máquina me encontré, como era previsible, con una persona muy valiosa y responsable, que era el conductor.

Le di los buenos días y seguí mi camino sin esperar contestación. Sabía que eran miles los usuarios los que atravesarían aquella frontera, cuando oí: «Buenos días».

Aquella mañana tuve el privilegio de ir acompañado de mi hija, que con su tímida voz de adolescente, sorprendida, me dijo: «¡Papá, te conocen hasta los autobuseros!». Aquel halago me hizo recapacitar sobre las propiedades que poseen para la convivencia las palabras sencillas, aquellas a las que no les damos el gran valor. Es un ejercicio fácil, no engorda y, además, ¡sorpréndase!, es como este periódico, gratis.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios