Los colegios no detectan la dislexia

Mi hijo empezó a caminar tarde, a hablar tarde y a leer tarde. Todos decían que necesitaba más tiempo para madurar, así que cuando empezó el colegio a los cuatro años y no hablaba bien, me dijeron que esperara.
Cuando comenzó el primer curso, le pedí ayuda al colegio y lo llevé a la psicóloga y a la logopeda del centro. Ambas dijeron que estaba exagerando. A mediados del curso, cuando la profesora me dijo que el niño se distraía y que estaba en su mundo todo el tiempo, decidí buscar ayuda privada. No tengo ni qué decir el shock que me supuso recibir el informe de la psicóloga. El niño tenía dislexia y yo no sabía ni qué era eso.

Los colegios desgraciadamente no están capacitados para descubrir la dislexia en los niños y mucho menos para tratarla. Así que si piensan que su hijo puede tener dislexia, si las letras le bailan, si tiene problemas memorizando las cosas, vayan a un profesional, porque cuanto antes lo detecten, mejor.