Salvemos el Parque Azorín

Vivo en Vallecas, junto al Parque Azorín.

Tiene más de 40 años y nunca ha estado en una situación de deterioro tan grande: a los excrementos de los perros se unen los de palomas, cuya plaga crece; las zonas verdes se transforman en eriales; el estanque se vació hace meses y así sigue; diversas zanjas se han abierto por lo que fue una pradera; los aparatos de gimnasia están destrozados; faltan bancos para poder sentarse...

Por si esto fuera poco, ya hace un mes que se levantaron las restricciones para el riego, pero éste sigue sin regarse: las zonas verdes se están secando, cada día que pasa se hace más difícil su recuperación y los jardineros han desaparecido. Sé que no es un parque histórico, que tampoco está en zona noble, pero es nuestro parque, donde juegan los niños y respiramos los adultos, y no queremos que se muera.